martes, 30 de diciembre de 2014

#SeIncomprendido

#HolaAdolescencia.

Y de repente, ves como tu vida se desmorona.
Cambia.
Radical.
Conoces a gente que con solo pisar deja huella, y empiezas a cambiar.
Tus pensamientos son diferentes y de repente sientes algo extraño por familia, amigos y personas que te marcaran para siempre.
Vives como un ser extraño, ajeno, te das cuenta de que nadie te comprende, solo tu, tus ideas, tus fantasías y tus sueños.
Sientes como te enfrentas poco a poco al mundo, sin ayuda, tú solo.
La ayuda es para los cobardes, piensas.
Ayuda es algo que conseguimos poco a poco. Empiezas a no comprender a la gente, y con algunos te alías. Sientes todas las sensaciones a flor de piel y empiezas a cambiar tu forma de ser.
Antojos de cinco minutos y amores que duraran toda la vida. Luego llegan los arrepentimientos, tus dudas y tus fallos. Fallos incorregibles, que nos ayudan a crecer. El ser humano no falla, siempre hace lo que cree correcto en ese instante, a pesar de todo lo que acarrea con ello.
Tus costumbres se rompen, no eres un niño, y con olores, lugares, palabras u objetos, nos trasladan a momentos donde nuestros problemas eran perder el balón en el parque y no ver tu serie favorita.
Te harán daño, oh, claro que te dañarán, pero te sientes cobarde, y necesitas ayuda. Ayuda de alguien en el que confías, ayuda de gente inexperta pero que aprendéis con errores del otro. Y piensas : "Soy demasiado joven para tener estos problemas", pero tus actos sobre estos problemas decidirán lo que te deparará el mundo. Puedes enfrentarte a ellos, con ayuda, con sonrisas y lágrimas, perdidas y ganancias, pero los superas, no de la mejor forma, pero se supera; o también puedes dejarlos, quedarte con las risas, sin preocupaciones mientras que los problemas se acumulan y te atacan todos de golpe.
Es como una cicatriz, te la curas, pero se vuelve a abrir, pero en un instante te la vuelves a cerrar y sobrevivir.
Después son cicatrices que se quedarán siempre abiertas, como una mancha en tu alma.
Mas tarde te darás cuenta de las mentiras que te rodean. De pequeño te decía: "El cielo es infinito". Pero no te sirve de nada el cielo. Te da igual como si tiene fin como si es infinito. Para ti mo es infinito, puede serlo, pero sobre las personas tiene un valor diferente.
Te darás cuenta de tus limitaciones, injusticias e intentarás defender cosas indefendibles.
Perderás batallas, oh, claro que perderás. Te hundirán. Llorarás. Sufrirás. Y lo peor de todo, es que no puedes hacer nada.
 Entonces es  cuando empiezas a frustrarte, y con el tiempo, esa frustración se convertirá en venganza, y todos los que te hicieron daño una vez, perderán con tus sonrisas. Se hundirán con tus carcajadas. Lloraran con tus alegrías. Sufrirán con tus ganancias. Y lo mejor de todo, es que ellos no pueden hacer nada.
Ser diferente también hace sonreír.

Pdt: No sonriáis demasiado, a ver si alguien se va a enamorar.

MVEP.




sábado, 27 de septiembre de 2014

Historia Corta Número 6: Maravillada.(Parte 1 de 2)

Puede que al leer la siguiente historia pienses que estoy pirada o algo así. Pero no, por difícil que lo parezca, me considero una personal normal, dependiendo de como califiques tú a alguien "normal". Me llamo Lana, tengo 17 años y vivo al sur de Manhattan. Todas las personas se presentan así, ¿no? Aunque no necesariamente se puede conocer a una persona solo por su nombre, su edad y dónde vive. Para conocer de verdad a una persona tienes que saber su historia, o eso me explicó detalladamente el Sombrerero. Bah, es un tío que está pirado de la cabeza y recomiendo que te tomes una taza de té con él, no perderás el tiempo.
Bueno, que  me voy del tema. He venido aquí a contar mi historia y ya estoy adelantando acontecimientos. Estoy ahora mismo metida en un calabozo de piedra fría, ¿que cómo he llegado aquí? ¡Espérate!¡No seas impaciente!
Escribo esta carta para que veas que no estoy loca (aparte de que me aburro), y que alguien como yo, recuerde que no tenga miedo y que sea fuerte.
Era una noche fía, cuando yo todavía era normal. Vivía con mis padres y con mi hermano pequeño de siete años, el pequeño Rob, que se pasaba el día admirando a la tele como si una figura religiosa se tratase... Mi madre siempre ha sido una mujer trabajadora, se pasa el día hablando por su pinganillo defendiendo a alguien indefendible. Es abogada, por si  no te has dado cuenta.
Papá  es profesor de Literatura en un instituto para casos perdidos, es decir, chicos de secundaria que están hartos de estudiar y para olvidar las penas beben alcohol y se pasan todo el día en la calle.
¿Que qué soy yo? Alguien normal. Chica alta, pelo ondulado castaño, unos grandes y castaños ojos. Me gusta leer una verdadera historia de amor en mis tiempos libres o poder pasear por los campos del parque. Me gusta la música y toco el violín. Amo el chocolate y sobretodo la ropa de Springfield.
Sí, soy normal.
Cerca de la ciudad, han montado una gran feria donde, a altas horas de la madrugada, los jóvenes de mi edad se reúnen para poner un poco de música y beber todo lo que se le pase por la cabeza. Bonnie, mi mejor amiga, y yo, íbamos esa noche a la fiesta.
Me duché y me puse mi camiseta verde, abierta por la espalda y mis pantalones cortos negros, hay personas a las que le da igual la ropa con tal de ir guapos. Para mí, la ropa describe mucho de una persona.
Bonnie entró dando saltos a mi habitación.
-Hola Morenita-me saludó.
-Hola Pelirosa-le contesté.
Ah, por si no lo he mencionado antes, Bonnie tiene el pelo rosa. No, no nació con ese color de pelo, ¿estás loco? Se lo empezó a tintar cuando comenzamos secundaria y ahí lo lleva.
-¿Has visto a John del equipo de fútbol?-me preguntaba mientras nos pintábamos los labios y nos hacíamos la raya en el ojo, en el baño de mi habitación.
-Sí, me suena. ¿El tío ese musculitos?
-El mismo.
-No esta mal...
-Va a ir esta noche a la fiesta-me dice emocionada-, esta noche me tengo que enrollar con él sí o sí.
Ambas estallamos en risas.
Bueno, me salto la parte donde nos montamos en el coche, llegamos a la fiesta, bebemos tres o cuatro vasos de lo que sea que nos echaron; me salto también la parte en la Bonnie se lía con el del equipo de fútbol, etc, etc.
Vale, creo que aquí continuaré contando la historia.
Me meaba.
Sí, tenía ganas de orinar.
Se lo dije a Bonnie y ella decidió acompañarme. Nos alejamos un poco de la feria y nos dirigimos al bosque cercano, donde me puse a orinar y Bonnie a vigilar.
Mientas hacía mis necesidades, vi a lo lejos, en el interior del bosque, una luz azul... Pero no parecía una bombilla, parecía una...una llama.
Sí como lo lees, una llama azul.
Cuando terminé se lo dije a Bonnie.
-¿Una llama azul? Estás borracha.
-No, la he visto con mis propios ojos, mírala.
Giramos las dos el cuello, y le señalé. Ahí estaba.
-¿Lo ves?
Me giré y...
...y Bonnie no estaba.
-Bonnie, no me gustan estas tonterías, sal de donde estés.
Miré de nuevo para el fuego azul.
Giré el cuello, en dirección a la feria y... no había feria.
Había desaparecido.
Vale, tengo que reconocer que en ese momento me cagué viva de miedo. No sabía que hacer, anduve cerca de la feria y no había nadie, no había ni atracciones ni restos de las botellas de alcohol ni nada... Mientras tanto, la luz azul seguía emitiendo su estúpido brillo.
Me acerqué, me acerqué lo suficiente para darme cuenta que la llama azul, esta flotando en el aire. Es de locos, lo sé. Un fuego fatuo.
De repente, y sin darme cuenta de lo que sucedía, empezaron a aparecer similares llamas, una detrás de otra, formando un camino.
Aparecieron como quien sopla las velas en una tarta de cumpleaños. Seguí el camino, parecía como las películas de terror, que me llevarían a casa de un malvado asesino, pero sin pensarlo, seguí caminando.
¿Dónde estaría Bonnie?, pensaba, y me repetía a cada paso. ¿Cómo puede haber desaparecido la fiesta?¿Tendría razón Bonnie con lo que estaba borracha? Vale, en ese instante, tenía miedo. Tenía miedo de cualquier sonido. La oscuridad en el bosque reinaba junto a la soledad, y los animales nocturnos eran mi única compañía. Empecé a correr, siguiendo el camino de fuegos fatuos. Estaba asustada, no podía más. Me di cuenta de que las lágrimas brotaban de mis ojos como dos grifos de agua.
Se me calló un zapato, pero seguí corriendo, notaba la presencia de que alguien me perseguía. Me pinchaba con cada aguja de pino que había en el suelo, pero es de esos casos, que la adrenalina sacia el dolor.
Llegué a tal punto que los fuegos se extinguieron. Fin del trayecto. Algo se movía detrás de mi, y la ansiedad reinaba en todo mi ser. Ante mí, un robusto árbol, de tronco más grueso de todos los que me había encontrado en ese bosque,  el camino de fuegos fatuos llegaba hasta ahí. ¿Por qué era tan importante este árbol?
Hasta que me di cuenta. En la parte inferior del árbol, se abría un pequeño agujero, lo suficientemente grande como para que una persona cupiera dentro. La figura que me perseguí se acercaba cada vez más, la oía. ¿Me estaría persiguiendo a mí?
La distancia entre nosotros menguó, solo me quedaba un camino y una opción, sino quería vivir el peor de los finales.
Me arrastré dentro de la abertura de el árbol, hasta que todo mi cuerpo quedó sumergido en el interior del tronco.
Y sentí que caía al vacío.


Fui una vez a un parque de atracciones. Fue en mi cumpleaños de 15 años. Papá nos llevó a toda la familia. Ahí es donde de verdad sentí yo el vértigo y como la adrenalina quemaba en mi cuerpo. Algunas veces, la vida es como un parque de atracciones, llena de subidas y de bajadas, caminos curvados hacia nuestro objetivo que nos puede llevar al mareo o a la peor elección; sintiendo que te la juegas con cada elección y que tu vida puede cambiar en un pestañeo; superando tus miedos y tus defectos.
Pero no sentí lo que sentía cuando caía al vacío, justo después de cruzar la abertura del árbol. Caía como en un túnel. Caía al vacío, reviviendo cada momento de mi vida y con la idea clara de que, cuando chocase con el suelo, iba a morir.
Vi luz bajo mis pies, el final se acercaba.
Pero justo cuando salí a la luz, esperaba encontrarme con un suelo duro que me mataría, pero noté algo blando debajo de mi. Era como una especie de colchón. Suspiré de felicidad y de alivio. Tras dos o tres minutos acostada, y sobrepasando lo que acababa de pasar, me levanté y miré a mi alrededor.
Estaba en un pasillo ancho, de paredes de terciopelo rojo muy bien cuidadas. El pasillo era larguísimo, no lograba ver el final. El suelo estaba compuesto por un parqué que parecía recién puesto. A ambos lados había dos puertas. Probé con la de la izquierda. Una fuerte puerta de madera con un pomo de metal.
Cerrada.
Probé con la de la derecha, una puerta de metal con pomo de madera.
Cerrada.
Tenía ambos caminos bloqueados por lo que seguí hacia delante.
Cada dos metros caminando encontraba otras dos puertas, que probé y me volvía llevar el chasco de que estaban cerradas, por lo que seguí avanzando. Todo aquello me mareaba, llevaba recorridas ya 50 puertas, todas diferentes: de cristal, una con espejos, una con doble puerta, una de yeso, otra de ladrillos...
Cansada de probar puertas y no conseguir una salida me senté al lado de una que era de color dorado. Todo lo ocurrido era muy extraño. Lo de Bonnie, lo del agujero, todo. El miedo por no salir de ese lugar desconocido para mí,  hizo que brotaran de mis ojos dos lágrimas que recorrieron mis mejillas, todo era muy extraño.
Cansada de llorar, me dormí, haciendo compañía a dos puertas solitarias. Una chica con el pelo despeinado, con una camiseta abierta verde, y mis pantalones negros. La única diferencia es que en un pie seguía teniendo un zapato, y el otro se había quedado desnudo. Hasta ese momento no me di cuenta de que había perdido un zapato.


Un sonido agudo me despertó. Era como el sonido de un grillo, o de algo raro.
Me levanté. Seguía en el mismo sitio donde me dormí, al lado de una puerta dorada,  y enfrente de una plateada. Me puse de pie, buscando señales de ese sonido, hasta que me di cuenta de que era una pequeña cucaracha la que emitía ese sonido.
Pegué un grito al encontrármela, mirándome.
Me dan mucho asco, no puedo ni verlas.
La cucaracha no se movía, solo zarandeaba sus dos antenas, en la que en una de ellas había una etiqueta donde ponía.

Kill me.

Que significa en inglés: "Mátame".
No sabía a qué juego estábamos jugando, yo y quien sea que me hubiese metido aquí.  Me estremecí, todo era muy extraño. Pero opté por continuar el juego.
Levanté el pie donde todavía conservaba el zapato, y lo presioné sobre la cucaracha.
De repente, sentí algo extraño en mi cuerpo, fue como si me encogía. 
Literalmente.
Noté como mi cuerpo se hacía pequeño, y por suerte, mi ropa también. Quedé más pequeña que un grano de arroz. ¿Pensáis que es malo hacerse tan pequeño? Pues hay otra cosa peor que menguar.
La cucaracha que intenté aplastar...seguía viva.
Era gigante( bueno, técnicamente, la pequeña era yo), y empezó a mover un orificio que califiqué como una boca.
-¡AHHHHHHHHHHHHH!-grité a todo pulmón.
Empecé a correr por el pasillo. La cucaracha me perseguía y mis piernas hacían el mayor esfuerzo que han hecho en su vida.
La cucaracha me seguía, haciendo unos ruidos muy extraños. en ese instante, sabía que moría. Que la cucaracha me iba a atrapar y Game Over, fin del juego.
Seguí corriendo, pasando delante de puertas, que seguramente estarían cerradas. Por suerte, corría más que la cucaracha y pude conseguir metros de ventaja, pero no podría detenerme en ningún momento.
Llegué a un momento de la persecución donde me fatigaba, no podía más, iba a caer rendida en el parqué. El pasillo no acababa y no llegaba a las puertas para probarlas, por si alguna abriría. Iba a morir devorada por una cucaracha.
Suena ridículo, lo sé.
Ya me imaginaba mi lápida:


Lana Parks, 17 años.

Fallecida por ser aplastada por una cucaracha

R.I.P
Tus familiares y amigos te quieren.

Un atisbo de esperanza me recorrió el cuerpo, al ver una pared al final del pasillo, y por suerte, una puerta... DE LA MISMA ESTATURA QUE TENGO AHORA MISMO.
parecía como en los sueños, que quieres que pase lo que quieras. ¿Y si era eso? ¿Un sueño?
Justo cuando llegué a la pared, le sacaba a la cucaracha una distancia de 20 metros, por lo menos. Abrí la puerta, y me arrepentí de haberlo hecho. Al otro lado de la puerta, no había ninguna habitación ni nada.
Exactamente, eso era: nada.
Estaba a kilómetros de altura, había una caída libre que daba a una gran selva.
No sabía que hacer, o me quedaba allí parada y una enorme cucaracha me comía, o saltaba al vacío, hacia una selva o lo que sea eso, lleno de arboles y animales raros.
La elección de mi vida.
Morir o morir.
La cucaracha estaba a dos metros de mí, y no sé que hice, que la adrenalina recorrió mi cuerpo y salté. Salté al vacío.
Para que luego me llame a mí misma normal.
Sinceramente, me estaba volviendo loca.


Caía, caía al vacío, esta vez no tendría ningún colchón salido de la nada para salvarme.
Gritaba, pero a medio camino me quedé sin respiración.
Quedaban 900 metros para chocar contra el suelo.
Las lágrimas empezaron a inundarme.
600 metros.
Me acordé de Bonnie y de toda mi familia.
500 metros.
No tendría ni familia, ni más amigos.
200 metros.
No podría enamorarme.
100 metros.
No podría volver a ser... normal.
El suelo se acercaba, sí, iba chocar.
¿Era ese mi final?


Pues parece que no.
Tengo que reconocer que tengo más vidas que un gato.
Justo cuando caía, caí en un enorme girasol( aunque repito, la pequeña era yo). Caí en el polen, rodeada de grandes pétalos amarillos. No pude evitar soltar una carcajada de placer y de vida. Bajé por el tallo, y noté bajo mis pies una tierra húmeda. Había un césped, que para mi estatura parecía una selva tropical, y cada vez me introducía más en aquella aventura.
Tras esquivar varias hojas y pequeños charcos que para mí, parecían el Lago Michigan, quedé rodeada por una masa de humo, pero más que humo parecía...vapor.
-Hola-dijo una voz que siseaba detrás de mí.
Me di la vuelta, y no vi nada.
-Estoy aquí-dijo dándome golpes en la espalda.
Me giré y de nuevo, no había nadie.
-¿Quién anda ahí?
Giraba la cabeza hacia todos los lados por si lo veía, pero fue en vano. Ante mi, apareció flotando, un gran gato morado, con una sonrisa pícara y unos dientes afilados, que parecían agujas.
Grité del miedo, mientras él se reía.
¿Un gato que flotaba?
El miedo se apoderó de mí, y empecé a correr. Salté tierra, gotas de agua y esquivé trozos de césped enormes, hasta que juraba que lo había dado por perdido. Del cansancio me tiré en el barro, manchando el último pantalón que me pondría en mi vida.
-¿Te has cansado ya?-dijo el gato detrás mía.
Me levanté y me puse vacilante con él.
-¿Quién eres?Mejor dicho, ¿qué eres?
Él seguía riéndose, con aquella sonrisa diabólica.
-Me llamo Cheshire-dijo entre risas agudas-, ¿y tú eres?
-Una chica que como le toquen mucho las narices empieza a meter hostias que se queda sola-dice vacilante. En esos momentos de temor, me suelo poner muy agresiva.
Cheshire se calló un momento al oírme decir eso, pero a continuación, empezó a desternillarse de la risa.
-Al Sombrerero le vas a encantar-dijo-, sígueme.
-No te voy a seguir-le dije cruzándome de brazos.
-Pues quédate aquí-dijo entre risas.
Estaba enfadada y muerta de miedo al mismo tiempo. El gato se adentraba en la selva flotando, sin la menor preocupación.
-Cheshire-él giró la cabeza-, ¿hacia dónde tengo que ir?
Él se dio la vuelta.
-Eso depende de adonde vayas.
-No se a donde voy.
-Entonces cualquier camino es bueno.
Y con las mismas, se volvió girar y se fue flotando.
No pude aguantarme, y me tuve que tragar mi orgullo.
Decidí seguirle.


El camino fue algo largo, hasta que llegamos a un claro donde había un molino destartalado, y al lado, una larguísima mesa con un mantel de seda y una vajilla de cerámica muy bien cuidada.
Presidiendo en la mesa, sentado en un gran trono viejo, estaba sentado un hombre joven, de piel muy pálida, pelo naranja a lo afro y un gran sombrero de copa encima de la cabeza.
-Tenemos visita-anunció Cheshire.
En la mesa sólo estaban sentados, aparte del tío de el sombrero, un conejo que podía sostenerse en pie y que no paraba de moverse y una ratita hiperactiva.
El tío del sombrero se puso en pie, y abrió muchos los ojos.
-UNA VISITA-gritó.
Entre los tres empezaron a tirarse platos y tazas de té, hasta que toda la vajilla estaba rota.
-¡Estais todos locos!-grité.
El tío del sombrero me miró. Se levantó y anduvo hacia mí. Llevaba un camisa blanca y un chaleco marrón encima. Como pantalón, llebaba unos tejanos bombachos y unas calcetas de arcoiris como calcetines...y en los pies...llevaba unos zapatos de charol negro, pero el zapato izquierdo se lo había puesto en el pie derecho, y el zapato derecho en el pie izquierdo.
Yo había menguado, por lo que el tío del sombrero me parecía gigante. Me puso una mano en el suelo para que me subiera y eso hice. Me levantó y me puso a la altura de su cara.
-¿Cómo nos has llamado?-dijo seriamente.
Temí por mi vida, por lo que aquel tipo podía hacerme.
-Locos-dije-, pero no os lo toméis enserio y no me hagáis...
Las risas de todos me interrumpieron.
-¿Qué os hace tanta gracia?
Todos siguieron riéndose menos aquel hombre que me sujetaba.
-Dos cosas nos hacen gracia-dijo entre respiración entrecortada de la risa-. Una es que ya sabemos que estamos locos y nos gusta que nos lo digan. Y la segunda es que nos llamas locos tú, una chica despeinada, enana, llena de barro y solo con un zapato. Me puedes llamar Sombrerero.
-Lana.
-Uy que nombre más bonito.
Me dejó encima de la mesa, rodeada de una vajilla rota.
-Me gustaría que me contases qué hago aquí.
El Sombrerero se rió con sus amigos. Empecé a estar harta.
-Mira, puede que ahora mismo sea una niña con un tamaño de bicho-dije aproximándome al Sombrerero-, pero me he caído por un agujero, me ha perseguido una cucaracha, he menguado y me habéis echo tirarme al vacío-dije cogiendo un cuchillo afilado que para mi estatura parecía una lanza-, pero o me explicáis ahora mismo qué hago aquí, u os meto a cada uno una puñalada, ¿Os queda claro?
Ellos siguieron riendo.
El Sombrerero me sentó al lado suyo en la mesa, y estuvimos charlando buen rato. Me impresionó que la rata y el conejo loco también pudieran hablar.
-Querida, vamos a pasear un rato y te daré lo que buscas-me dice el sombrerero.
-¿Respuestas?
Asiente y sonrío.
Primero me dio un trozo de tarta que me hizo obtener mi tamaño natural, después, dejamos atrás el molino y paseamos.
Me habló de el País de las Maravillas, el sitio donde estábamos.
-¿Y por qué he venido yo aquí?-pregunté.
-A ver,  una vez, una tal Alicia visitó nuestro país, ella trajo la gloria y la prosperidad a nuestra tierra, pero decidió marcharse, volvió al mundo Mortal y todavía esperamos su regreso-explicó, y a continuación sonrió-. Dos hermanas siempre han luchado por la corona, la Reina Blanca, nuestra buena y actual reina, y su malvada hermana la Reina Roja. Gracias a Alicia, la reina Blanca pudo gobernar y traer la paz al País.
-¿Y por qué vino Alicia y no otra persona?
-Este país está formado por imaginación-explicó-, Alicia era una niña muy imaginativa, que hasta la tomaron por loca, pero no. Después de ella, vinieron más personas con una imaginación increíble: escritores, diseñadores, arquitectos, de todo tipo. Unos deciden quedarse y otros volver.
Me quedé pensativa... Estaba en un país surrealista donde la imaginación es la única regla. Un mundo donde la gente interacciona con animales, o tiene comida para cambiar de tamaño.
-Entonces yo estoy aquí porque...¿tengo mucha imaginación?
El sombrerero asintió.
-¿Sabés qué?-me dijo, giré la cabeza en su dirección-, me recuerdas a ella, a Alicia. Todo el mundo, cuando viene se cree muy fácil todo esto, pero como ella, tú piensas que todo esto es irreal, ¿me equivoco?
Negué con la cabeza.
Me senté en un tronco caído y me pongo a mirar el cielo naranja.
-¿Crees que he perdido la cabeza?-le digo.
-Eso me temo... Estás majareta, loca, chiflada. Pero te contaré un secreto...las mejores personas lo están.
Sonreí, al final, tanta caída no tenía nada de malo.
-Entonces, ¿Qué vas a hacer Lana?¿Te quedas o te vas?
Tenía una duda clara, quería irme, y utilizar esa imaginación mía como arma para el futuro, pero por otra parte...si me quedaba...vivir en un mundo irreal, fantástico, que cualquier persona quiere vivir, donde la felicidad se muestra en cada una de las personas que viven aquí...
-Lo siento Sombrerero, pero... tengo que irme...todo el mundo al que quiero está en mi...
Chasquido de los pasos de un montón de caballos me interrumpieron. Y miré a lo lejos del claro. Mas o menos treinta caballos negros vestidos con sillas rojas, con jinetes encima que vestían armaduras del mismo color, se aproximaba hacia mí.
-Oh no-dice el Sombrerero.
-¿Qué son?
Él parecía realmente asustado, mientras que yo, dubitativa, lo miraba a él y a los caballos, como si de un partido de tenis se tratase.
-¿Quienes son?-repetí.
-Los jinetes de la Reina Roja-me dijo mirándome-, Lana, corre, métete en la selva, corre.
Eso hice, todavía faltaba un largo trayecto para que los jinetes llegasen, pero el Sombrerero parecía asustado. Me metí entre los árboles, corriendo, encontrándome flores que tenían caras y gotas de agua con vida, pero no me detuve.
Sea quienes sean aquellos tipos, no tienen que ser de los buenos. No pensé nunca que un tío tan sonriente como el Sombrerero se pudo poner tan serio cuando aparecieron los caballos. No sé que quieren de mí, ni por qué son un peligro. ¿O el peligro era yo?
Tras correr lo que me parecieron veinte minutos, empecé a oír chasquidos de caballos, que me hicieron acelerar el paso. Parecía Blancanieves, metida en el bosque nocturno y asustada. Solo que yo nunca encontraría una casa con enanitos, sino algo peor.
Los chasquidos se aproximaban y ya podía oír los "Arre" y algunos "So".
Correr no iba a ayudar mucho, por lo que se me ocurrió una idea. Esconderme. Lo hice en el interior de un arbusto, donde tenía visión directa para poder ver a los jinetes, que se pararon justo enfrente de mi arbusto.
-Las huellas acaban aquí-dijo uno, con voz masculina.
Se bajó del caballo, y pude verlo con detenimiento. Era un chico alto, casi de mi edad, bien ejercitado y delgado. Tenía el pelo corto y muy oscuro, que realzaba por su pálida piel. Era realmente guapo. Miró a los alrededores, y se fijó en mi arbusto. Me miró. Me miró con unos ojos azules que mataría por poder ver todos los días de mi vida.
Pero el juego se acababa allí, pero...por mi sorpresa, el chico me guió un ojo.
-Aquí no está, la hemos perdido- le dijo a sus compañeros desde atrás.
-¿Cómo que no está?-dijo otro soldado. Se puso al lado de él. Parecía su padre. Ambos tenían los mismos rasgos, sin embargo, este tenía el pelo largo, sujeto en una coleta.
-Es imposible...¿Cómo se va a ir? ¿Volando?-dijo el hombre.
-Puede ser-le dijo el chico-, papá, muchos nuevos exploradores pueden..
-No me llames papá mientras estemos de servicio-le interrumpió.
Sí, era su padre.
No me había equivocado.
¿Ese chico me había salvado la vida? Podía haberme delatado, pero no lo hizo. Permanecí escondida, pero no me había librado de ellos. El padre me buscaba, repasando los lugares por donde su hijo había buscado. El chico parecía asustado. ¿Asustado de qué? ¿De que me encontrara?
Es difícil responder a esas preguntas, preguntas retóricas que sólo él debía de saber la respuesta.
El padre se acercaba al arbusto, y noté una mano en el pescuezo, que me obligó a salir del escondite.
-¿Con  que aquí no estaba eh?-decía el padre mirándome, refiriéndose a su hijo.
Me cogía muy fuerte del cuello, por lo que no podía respirar.
-Sean-le dijo a su hijo, mientras me ataba las manos-móntala en tu caballo, la llevaremos ante la reina roja.
Sean. Se llamaba Sean.
Sean, mi salvador.
Sean, mi príncipe.
Sean, mi cazador.
-Lo siento-me dijo ya montados en el caballo, que empezó a correr.
¿Se estaba mofando de mí?¿O lo sentía de verdad?
Yo creo que lo sentía de verdad.

Me llamo Lana, y estoy Maravillada.
Me vida entre palabras.




Fin de la Primera Parte





Adaptación de Alicia En El País De Las Maravillas, obra de Lewis Carrol.








miércoles, 27 de agosto de 2014

Reseña Los Juegos Del Hambre, Suzanne Collins.

Reseña.


Los Juegos Del Hambre.

Bienvenidos a la reseña del libro que más ha enganchado a lectores tanto juveniles como adultos. Un libro que se ha convertido en la novela distópica más leída en los últimos años.




Sinopsis.

Es la hora. Ya no hay vuelta atrás. Los juegos van a comenzar. Los tributos deben salir a la Arena y luchar por sobrevivir. Ganar significa Fama y riqueza, perder significa la muerte segura... ¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre! Un pasado de guerras ha dejado los 12 distritos que dividen Panem bajo el  poder tiránico del “Capitolio”. Sin libertad y en la pobreza, nadie puede salir de los límites de su distrito. Sólo una chica de 16 años, Katniss Everdeen, osa desafiar las normas para conseguir comida. Sus prinicipios se pondrán a prueba con “Los juegos del hambre”, espectáculo televisado que el Capitolio organiza para humillar a la población. Cada año, 2 representantes de cada distrito serán obligados a subsistir en un medio hostil y luchar a muerte entre ellos hasta que quede un solo superviviente. Cuando su hermana pequeña es elegida para participar, Katniss no duda en ocupar su lugar, decidida a demostrar con su actitud firme y decidida, que aún en las situaciones más desesperadas hay lugar para el amor y el respeto. 

Ficha Técnica.


 Título: los Juegos del Hambre.
   Título Original: The Hunger Games.
   Autora: Suzanne Collins.
   Número de Páginas: 400.
   Traductor: Pilar Ramírez Tello.
   ISBN: 9788427202122.
   Precio: 18,00 euros.
   Editorial: Molino (Grupo RBA).
   Saga: 1/3.

                                                              
Opinión Personal.

Hace años, una guerra provocó, que el territorio de Panem, tuviera que dividirse en 12 Distritos, cada uno dedicado a su especialidad y para servir a la capital del estado: el Capitolio.
Durante setenta y cuatro años se ha celebrado, cada año, un homenaje a esa guerra, para ser recordada, y que inexorable paso del tiempo no haga que los ciudadanos se olviden de ella.
Cada año, un chico y una chica entre 12 y 18 años, se verán obligados a participar en dicho homenaje conocido como Los Juegos Del Hambre.
En total son 24 chicos, de cuales 12 son chicas, y otros 12 son chicos, y tendrán que competir por su vida, asesinándose entre ellos hasta que solo pueda quedar uno, que será recompensado.
Durante el entrenamiento, se verán obligados a entretener al público y a conseguir patrocinadores, para que apuesten por ellos y consigan un ayuda especial en la arena.
En el distrito 12, donde el trabajo es la Minería, Katniss se adentra en el bosque con su arco para cazar algo de comida para su madre y su hermana, Prim.
Cuando se produce la elección de los tributos, sale el nombre de Prim, y Katniss se ve obligada a ocupar su sitio en los juegos, presentándose como voluntaria, lo que le hace abrír su camino hacia la muerte.
El tiempo se agota, y los juegos están a punto de empezar... ¿Podrá Katniss sobrevivir a los juegos?

QUE EMPIECEN LOS SEPTUAGESIMO CUARTOS JUEGOS DEL HAMBRE.

Durante los juegos, Katniss debe superarse así misma sino quiere tener el peor de los finales. De los personajes que más destacan, son Gale y Peeta.

Gale es su amigo, del Distrito 12. Se conocieron desde pequeños, y cazan juntos, como buenos compañeros de caza. El acercamiento y el paso del tiempo, han hecho que los sentimientos de Gale por Katniss hallan aumentado, pero cuando presencia como se llevaban a Katniss a los Juegos, Gale no pudo pensar nada más, que había perdido a su amiga, a la única persona que le entendía....pero todavía le quedaba la esperanza de que Katniss ganara y volviera junto a él.

Peeta. Es el chico seleccionado para los juegos del Distrito 12. El hijo del panadero, hará pensar a Katniss sobre la vida y la muerte, sobre el amor y el desamor. Son rivales en la batalla, pero amigos en el corazón..

Siempre se ha visto un trío amoroso entre estos tres personajes, pero nada más que se suele apreciar en los demás libros. Esta primera parte, se centra en Katniss y en los juegos, por lo que dejará al margen el tema de los amores y se centrará en sobrevivir. 

El lenguaje de Collins es sencillo, y no utiliza vocabulario adulto, sino que habla como lo haría una chica de 16 años. Si nos sintetizamos con el libro, podemos descubrir que habla de temas políticos. Enseña sobre codicia y diferentes clases sociales que podemos adaptar a la realidad. El uso del poder es otro factor en este libro, pues lo más poderosos son aquellos llenos de hipocresía, por lo que da a la novela un toque picaresco, cosa que me ha encantado y que he podido lograr encontrar en los continuos libros. 
A demás, no es solo un aprendizaje para los lectores, sino que enseña a lo largo del libro a Katniss. Le enseña a valorarse y lo que tiene que hacer por el bien suyo, y de su familia. La protagonista aprende el uso de los sentimientos y nos permite ver la muerte un poco más de cerca. 
La muerte es un tema sobre el que se habla en la mayor parte del libro. Pero no se vive tan real, hasta que empiezas a perder a personajes que te creías inmortales, y la pena hace que no te levantes del sillón en el que estás leyendo el libro.

Mi nota es de :

9/10.

Un libro que roza la perfección y que muchos deberían de leer, no solo por su entretenimiento, sino también para aprender, y valorar más la cosas.


Mi Vida Ente Palabras.


   



domingo, 29 de junio de 2014

Book Tag #1 El juego del Nombre.




Book Tag #1

El juego del nombre.




Esta nueva sección, está dedicada a libros que tiene algo que ver.
El tema principal de este Book Tag, es "El Juego Del nombre".
Como bien dice el título, es un juego.
Yo, me llamo Alejandro, es decir, que tengo que buscar un libro que empiece por cada una de las letras de mi nombre( un libro con la A, otro con la L, etc)
Bueno, aquí empieza:


A. ¿Con la letra "A"? Vale...La primera en la frente...
 Aver...
A tres metros sobre el cielo, de Federico Moccia.




Es un libro muy famoso, y hace poco estrenaron las películas de la saga en televisión, aquí dejo la sinopsis:

Babi es una estudiante modelo y la hija perfecta. Step, en cambio, es violento y descarado. Provienen de dos mundos completamente distintos. A pesar de todo, entre los dos nacerá un amor más allá de todas las convenciones. Un amor controvertido por el que deberán luchar más de lo que esperaban. Babi y Step se erigen como un Romeo y Julieta contemporáneos en Roma, un escenario que parece creado para el amor.

La película está protagonizada por Mario Casas y María Valverde entre otros.




L. Para esta letra tengo el libro de....


La Quinta ola, de Rick Yancey.



No me lo he leído todavía pero está previsto para próximas lecturas, os dejo la sinopsis:


En el amanecer de la quinta ola, Cassie está huyendo por un tramo desolado de autovía. Huye de esos seres que aunque parezcan humanos, deambulan por el campo matando a cualquiera. Dispersando a los últimos supervivientes en la tierra, aislando a los resistentes, intentando vencer, así, los últimos vestigios de la humanidad. Cassie sabe que mantenerse a solas es la única opción para seguir con vida. Hasta que se topa con el cautivador y misterioso Evan Walker. Un joven que parece capaz de ayudarle a encontrar a su hermano. Así que Cassie deberá tomar una elección definitiva: confiar o perder la esperanza, desafiar o rendirse, vivir o morir… abandonar o levantarse y luchar.


La película, todavía no estrenada, será protagonizada por Chloë Grace Moretz, en el papel de Cassie.


E. 

El Corredor Del Laberinto




La película se estrenará este año, en septiembre. Protagonizada por Dylan O´Brein como Thomas y Kaya Scodelario como Teresa


«Bienvenido al claro. Verás que una vez a la semana, siempre el mismo día y a la misma hora, nos llegan víveres. Una vez al mes, siempre el mismo día y a la misma hora, aparece un nuevo chico, como tú. Siempre un chico. Como ves, este lugar está cercado por muros de piedra… Has de saber que estos muros se abren por la maña na y se cierran por la noche, siempre a la hora exacta. Al otro lado se encuentra el laberinto. De noche, las puertas se cierran… y, si quieres sobrevivir, no debes estar allí para entonces». Todo sigue un orden… y, sin embargo, al día siguiente suena una alarma. Significa que ha llegado alguien más. Para asombro de todos, es una chica. Su llegada vendrá acompañada de un mensaje que cambiará las reglas del juego. ¿Y si un día abrieras los ojos y te vieses en un lugar desconocido sin saber nada más que tu nombre? Cuando Thomas despierta, se encuentra en una especie de ascensor. No recuerda qué edad tiene, quién es ni cómo es su rostro. Sólo su nombre. De pronto, el ascensor da un zarandeo y se detiene. Las puertas se abren y una multitud de rostros le recibe. «Bienvenido al Claro —dice uno de los adolescentes—. Aquí es donde vivimos. Esta es nuestra casa. Fuera está el laberinto. Yo soy Alby; él, Newt. Y tú eres el primero desde que mataron a Nick». 

Aquí os dejo el trailer de la película:




J.

Juegos Del Hambre, Suzanne Collins.


Muchos ya conocéis esta saga, sin embargo, yo pongo la sinopsis y los trailers de la película.

GANAR SIGNIFICA FAMA Y RIQUEZA. PERDER SIGNIFICA UNA MUERTE SEGURA. En una oscura versión del futuropróximo, doce chicos y doce chicas se ven obligados a participar en un reality show llamado Los juegos del hambre. Solohay una regla: matar o morir. Cuando Katniss Everdeen, una joven de dieciséis añosse presenta voluntaria p ara ocuparel lugar de su hermana en los juegos, lo entiende como una condena a muerte. Sin embargo Katniss ya ha visto la muertede cerca y la supervivencia forma parte de su naturaleza. ¡Que empiecen los septuagésimo cuartos juegos del hambre!


La película se estrenó el pasado 2012.




Tras ser tan taquillera, en 2013 se estrenó la segunda parte de la saga: En llamas.




Finalmente, este invierno, se estrenará la primera película de la tercera parte, debido a que estará dividida en dos.
Los actores siguen siendo los mismos: Jennifer Lawrence como Katniss Everdeen, Josh Hutcherson como Peeta Mellark, entre otros.


A.


Ascenso del Nueve, Pittacus Lore



Tercera parte de la saga legados de Lorien.
Se estrenó la película del primer libro: soy el número cuatro, protagonizada por Alex Pettifer como John Smith y diana Agron como Sara Hart.

Hasta el día que conocí a John Smith, el Número Cuatro, había huido sola, escondiéndome y luchando para sobrevivir. Juntos somos mucho más fuertes. Pero solo duró hasta que tuvimos que separarnos para encontrar a los demás… Yo fui a España a encontrar a Siete y descubrí mucho más, como un décimo miembro de la Guard ia que había escapado de Lorien con vida. Ella es más joven que el resto de nosotros, pero igual de valiente. Ahora buscamos a los otros… John incluido. Alcanzaron a Número Uno en Malasia. A Número Dos en Inglaterra. Y a Número Tres en Kenia. A mí me atraparon en Nueva York, pero escapé. Soy Número Seis. Quieren terminar lo que empezaron. Pero van a tener que luchar contra nosotros primero.







N.
No sonrías que me enamoro, Blue Jeans.



La famosa segunda parte de la saga del club de los incomprendidos. Una trepidante saga que atrae mucho al público juvenil.

No sonrías que me enamoro, de Blue Jeans, autor de otras novelas de narrativa juvenil como ¿Sabes que te quiero? o Cállame con un beso, es la esperada segunda parte de ¡Buenos días princesa!. Una lectura mágica que nos hará reír, llorar, soñar, volar y, sobre todo, creer que el AMOR siempre puede con todo. Blue Jeans, seudó nimo de Francisco de Paula Fernández, nació en Sevilla, aunque toda su adolescencia la pasó en Carmona. A los dieciocho años se trasladó a Madrid, ciudad en la que actualmente reside, para estudiar periodismo en la Universidad Europea. Después de hacer un máster en periodismo deportivo y colaborar en algunos medios, encontró finalmente su lugar cuando se dejó llevar por su gran pasión, la escritura. La trilogía «Canciones para Paula» es su primera obra publicada, una historia que miles de seguidores comenzaron a leer en diferentes redes sociales antes de verla consagrada al papel. Hasta hace unos meses, Eli, Valeria, Bruno, Raúl, María y Ester formaban El Club de los Incomprendidos. Cada uno con su personalidad y su carácter, eran los mejores amigos del mundo. Se conocieron dos años atrás en el instituto, y el haber pasado por similares y dolorosas circunstancias les acercó. Pero ahora, superados sus caminos: celos, dudas, amores secretos, relaciones complicadas con los padres... y el club no pasa por su mejor momento. Además, aparecerán otras personas en el camino que influirán en sus decisiones. 

La película de la primera parte: ¡Buenos días, princesa!, se estrenará en enero, bajo el nombre de El Club de Los Incomprendidos.
Los actores serán: Charlotte Vega como Valeria, Alex Maruni como Raúl, entre otros.

D.
Divergente, Veronica Roth.

El aclamado bestseller Divergente. Primera parte de una trepidante saga continuada por Insurgente y Leal, aquí la sinopsis.


En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad (los sinceros), Abnegación (los altruistas), Osadía (los valientes), Cordialidad (los pacíficos) y Erudición (los inteligentes). En una ceremonia anual, todos los chicos de dieciséis años deben decidir a qué facción dedicarán el resto de sus vidas. Beatrice tiene que elegir entre quedarse con su familia... y ser quien realmente es, no puede tener ambas cosas. Así que toma una decisión que sorprenderá a todo el mundo, incluida ella.

La adaptación cinematográfica se estrenó a finales de abril de 2014. Aquí el trailer de la película:



La película, muy taquillera, es protagonizada por Shailene Woodley como Tris, y Theo James como Cuatro.
La segunda parte: Insurgente. Se ha comenzado el rodaje de la película y todo va muy rápido, para la primavera de 2015 ya tendremos esa esperada segunda parte.
Y finalmente, Leal, la tercera y  última parte de la saga, se dividirá en dos, como ocurre en el caso de Sinsajo o HP las reliquias de la muerte.

R. 
Requiem, Lauren Oliver.

Tercera y última parte de la saga Delirium, compuesta por : Delirium, Pandemonium, y finalmente, Réquiem.
Han tratado de acabar con nosotros. Pero todavía estamos aquí. Y cada día somos más. Quizá tengan razón y nuestros sentimientos nos vuelven locos. Tal vez el amor es una enfermedad de la que tendríamos que curarnos. Sin embargo, hemos elegido un camino diferente. Y al final, esa es la mejor cura: ser libres para elegir. Ser libres para elegir... aunque sea equivocadamente. La rebelión que tomó forma en"Pademonium"se ha transformado en una revolución sin cuartel en"Requiem". Y en el centro de esa lucha está Lena, nuestra protagonista. Después e rescatara a Julian de una sentencia de muerte, Lena y sus amigos huyen a la Tierra Salvaje. Pero ya no hay refugio seguro. Los focos de rebelión se han extendido por todo el país y el gobierno, que ya no puede negar la existencia de los inválidos, actúa con contundencia. Agentes del gobierno se infiltran en las zonas fronterizas, dando caza a los insurrectos. Y mientras Lena se interna en situaciones y terrenos cada vez más peligrosos, Hana, su mejor amiga, lleva una cómoda y placentera vida en Portland, siendo la novia de un joven alcalde. Requiem está narrada siguiendo los puntos de vista de Lena y Hana. Su vida, que ha discurrido separada tras los últimos acontecimientos narrados a lo largo de los dos primeros títulos de la saga ("Delirium"y"Pandemonium") por fin converge en un final explosivo.

Tras Delirium y Pandemonium llega Réquiem, el desenlace de la trilogía.
Sobre la adaptación cinematográfica...sé poco, pero sé que intentaron hacer una película, lo cual quedó rechazada. Finalmente, para profundizar en la historia, quisieron hacer una serie, protagonizada por Emma Roberts, como Lena, y Daren Kagasoff , como Álex. Tras algunas escenas grabadas, el rodaje se dio por finalizado. Lo que no sé es si se volverá a retomar la idea, pero todos los fans de Delirium la esperamos ansioso. Sin embargo, yo dejo el trailer de la serie:







O.
Olvidados, Michael Grant.



El primer libro de la Saga Olvidados, compuesto por: Olvidados, Hambre, Mentiras, Plaga, Miedo, Luz(todavía no estrenado).

En un abrir y cerrar de ojos, todos desaparecen excepto los jóvenes: adolescentes, niños y bebés. Pero no queda ni un solo adulto. Y tampoco funcionan los teléfonos, Internet ni la televisión. No hay manera de saber lo que ha pasado, no hay forma de pedir ayuda. El hambre amenaza. Los matones mandan. Y una criatura siniestra acecha… Un día, de pronto, todas las personas mayores de quince años de Perdido Beach y alrededores desaparecen sin dejar rastro. Los cerca de cuatrocientos niños que quedan allí, desde recién nacidos hasta adolescentes con verdaderos problemas de agresividad, se descubren solos y sin ningún tipo de autoridad que les gobierne. Y por si esto fuera poco, además de estar encerrados dentro de una cúpula de cristal que ocupa varios kilómetros a la redonda y de la cual nadie puede escapar, algunos de ellos comienzan a desarrollar extraños poderes que les permiten hacer cosas tan sorprendentes como leer la mente, teletransportarse o sanar con el mero roce de la piel. El problema es que, cuando los adultos faltan, los jóvenes que intentan hacerse cargo de la situación no es que sean, precisamente, los más idóneos.

No sé nada acerca de adaptaciones cinematográficas.

Hasta aquí el book tag del juego del nombre. Espero que os haya gustado, ¡comentad!

mi vida entre palabras.






jueves, 26 de junio de 2014

Reseña Los Adivinos, Libba Bray.


Reseña.

 Los Adivinos, De Libba Bray.


Bienvenidos de nuevo a otra de mis reseñas. Aquí os traigo un libro que roza la perfección, y que me he leído hace poco:






Sinopsis.

Nueva York, 1926.

Evie O´Neill ha dejado su aburrido pueblo natal para vivir en la fascinante Nueva York, repleta de música, bares clandestinos, coristas y carteristas libertinos. El único inconveniente es que tiene que vivir con su tío Will, un hombre obsesionado con las fuerzas ocultas.

La mayor preocupación de Evie es que alguien descubra su secreto: un extraño don que no le ha traído más que problemas. Sin embargo, cuando la policía encuentra a una chica asesinada marcada con un símbolo críptico y llaman a Will para ayudar, Evie se da cuenta de que se habilidad podría atrapar a un asesino.

La ciudad que nunca duerme rodea el baile de Evie alrededor del asesino, aunque, de espaldas a todos ellos, algo oscuro y diabólico ha despertado.

 Ficha Técnica.

  
  TÍTULO: Los Adivinos.
  TÍTULO ORIGINAL: The Adiviners.
  AUTOR/ALibba Bray.
  NÚMERO DE PÁGINAS: 616
  TRADUCTOR: Ana Isabel Sánchez.
  ISBN: 9788427206854
  PRECIO: 18,00 euros
  EDITORIAL: Molino (Grupo RBA)
  SAGA: 1/2.


"Grandes temas, personajes complejos y suspense...Una lectura absolutamente fantástica"- School Library Journal.


Opinión Personal.

Evie, nuestra protagonista, vive en Zenith, un pueblo pequeño de Ohio. Ella es demasiado grande para ese pueblucho, según piensa ella. Ahí no se hace casi nada, y todo el mundo habla entre ellos.
Evie posee un don, que le proporciona la cualidad de leer los recuerdos de las personas con manosear algún objeto de valor propio.

Un día, en una fiesta, Evie quería dar la nota, y lo consiguió. Con ayuda de su don, liberó los secretos de una persona importante en el pueblo y arruinó su boda, y con ella, su futuro.
Sus padres, disgustados por lo sucedido, la mandan con su vio tío Will, profesor que enseña sobre fuerzas oscuras y jefe del Museo del Folclore Norteamericano, la Superstición y el Ocultismo, o más bien conocido como el Museo de los Escalofríos(Nueva York).
A Evie, no le disgusta el castigo, siempre había querido vivir en Nueva York, pues ahí podrá triunfar y ser famosa, destacar y mostrar su belleza tanto exterior como interior, una nueva Marilyn Monroe, constituida por elegancia, sensualidad y picardía.
A su vez, un espíritu maligno, acecha por Manhattan, buscando su próxima víctima para completar un ritual que antaño comenzó, y que no volverá al mundo de los muertos hasta que logre terminarlo.






Los Adivinos se componen de una prosa limpia, sencilla, y con toques de un vocabulario neoyorquino y misterioso. Muestra detalladamente los lugares, y es una historia muy bien documentada.  Los hechos se narran de forma que parecían reales, y que logran entretener y sobretodo, asustar al lector.
Plasma muy bien los sentimientos de los personajes sobre el papel, y crea un efecto entre la historia y el lector, donde podemos sentir cada punzada de dolor en nuestro ser.
Construye partes didácticas donde se pueden aprender lugares y hechos importantes sucedidos en aquella época, y conocer las clases sociales de los ciudadanos.
Una de las cosas que más llaman la atención del libro, es la facilidad de conexión de historias, donde hemos podido conocer a personajes de todo tipo, y familiarizarnos con ellos como si fuesen los propios protagonistas: Memphis, el chico negro con el don de poder sanar; Zeta, una chica flapper, sensual y atrevida, pero con un duro pasado; Mabel, chica buena y cómplice de las aventuras de Evie; Jericho, que logra salir de su ensoñamiento de los libros y que logra abrir su corazón; Sam, carterista libertino, con el poder de hacerse invisible; entre otros muchos con los que logras familiarizarte y encontrarle su punto de encanto.

Sin duda, Los Adivinos es un libro que hay que leer, con él te divertirás y reirás a demás de sentir como se te eriza el vello de la nuca con sucesos terroríficos, una recomendación para este verano, donde te quedarás hasta tarde leyéndolo. Morirías por ser un personaje de la historia y tener un don especial, ser un "Adivino" y resolver el misterio del Asesino del Pentáculo. Valentía y astucia deberás de tener, para adentrarte en el viejo Manhattan y saborear cada una de las palabras de este libro.





Libba Bray, ha conseguido, tras mucho trabajo y documentación, construir un mundo complementado por lo real y lo fantástico, de manera que ha conseguido chocar ambos mundos sin estruendo alguno.
Un libro que me ha encantado y que recomendaré siempre, por lo que,

 Mi nota es de:

9,5


Es una nota elevada, pero se lo merece, me gusta mucho su forma de escribir y de manejar los sentimientos.



LOS ADIVINOS.


Prepárate, porque la aventura, comienza ahora.


¡Lectura Adictiva!


mi vida entre palabras.
      






























martes, 17 de junio de 2014

Historia Corta Número 5: Incomprensión (Parte 2)

Tengo sed, mucha sed.
Al otro lado del bosque que llevo habitando dos semanas, hay una zona donde hay un mercadillo. Me meto entre el bulto de la gente, buscando el puesto de comida. Lion, mi labrador, me sigue, con la lengua fuera. Doy con él y me acerco. En el mostrador, dos quesos de bola lucen como dos lunas, qué ganas, pero demasiado pesados y llamativos para robarlos.
El mercadero, atiende a una anciana, y yo, cojo disimuladamente, dos manzanas y un botellín de agua.
Así es como va mi vida...¿habrán atrapado ya al tío Mike?Que se joda, no me puedo permitir el lujo de pensar en mi asquerosa familia, eso ya ha pasado, aunque me siento egoísta dejando atrás a la abuela y a Cassandra, mi vecina y mejor amiga. Justo cuando me estoy metiendo las manzanas en el anorak, el mercadeo se gira y me ve.
-¡Eh tú!
Me asusto, y salgo corriendo, chocando con gente y tirando bolsas de compra. Lion me sigue corriendo, y  ladra, temo porque nos descubran por sus ladridos. Al final, llego al callejón y me escondo ahí. Sigo corriendo entre callejuelas hasta que me meto de nuevo en el bosque. Corro, y como me he memorizado los pasos y distancia que debo recorrer para legar a mi escondite, no tengo problema en huir.
Veinte pasos rectos, cuarenta y tres con una dirección de un ángulo de cuarenta y cinco grados, diecisiete recto, y trece a la izquierda. ¡Bingo!
Mi mochila está ahí, al igual que la manta que robé en el mismo mercado.
Suelo pasar los días así, robando o yendo de barrio en barrio buscando algo para entretenerme. Hace unos días, descubrí un pequeño canal de río, donde puedo lavarme y quitarme la mugre del pelo, lo malo es que pilla un poco lejos de mi campamento, será de una hora el trayecto.
Cojo la mochila y la manta y hago, con un cuchillo que robé a un carnicero, una "X", de Xandra en el tronco del árbol. Empiezo el trayecto hacia el canal del río, he tenido que recordar menos pasos y cifras porque iba poniendo señales escondidas donde yo sola podía averiguar donde estaba, como poner en una rama baja de un árbol:

22<-

El veintidós, eran los pasos, y la flecha, la dirección.
Tras una hora de direcciones y pasos, oigo a lo lejos el agua...Corro hacia el río hasta que lo veo delante.
En esta zona, el agua está superlimpia. Lion corre y se mete directo, chapoteándolo todo. Me arrodillo en la orilla para beber, pero en ese momento, me quedo petrificada. Me miro en el agua, y su claridad hace que vea mi reflejo en él. Siempre he evitado mi reflejo, no soy guapa, ojos rasgados, pálidas y cabello negro, no me gusto. No me gusta verme. Parece que estoy acompañada, con otra persona, cosa que no suele ser así, y me invento una falsa compañía.
Aparto la mirada y bebo.
Me quito el anorak y me quedo en vaqueros y una camisa de manga corta. Me meto entera en el agua, dejando que mojara cada parte de mi cuerpo. Es como si me liberara de una capa de suciedad y barro.  Está helada, pero resisto, apretando los dientes, los cuales llevo cierto tiempo sin cepillar. Sé que nunca he sido una persona acomodada de dinero, pero no he logrado estas altura. Si antes estaba en 0, ahora estoy en -3.
Me acostumbro al helor del agua, pero salgo cuando los dientes me empiezan a tiritar.
Me acuesto en el suelo, para que el sol me seque. No quiero quedarme desnuda, porque, aunque estoy sola, no me gusta quitarme la ropa en espacios tan abiertos.
Lion sigue jugando con el agua, y enredándose con los juncos de la orilla.
Justo cuando me quedo embelesada viéndolo, escucho unos pasos y gemidos del otro lado del río. Algo se acerca. Mueve arbustos y hojarasca. Estoy demasiado asustada para huir. Los pasos se acercan y sale de su escondite un chica de mi edad.
Ella corre hacia el río, ni siquiera me ha mirado.
Luce un vestido naranja que le viene por encima de las rodillas. Es rubia, y el rímel se le ha corrido de los ojos. Va maquillada y muy emperifollada, pero su único objetivo es beber agua.
Tras beberse lo que me pareció medio río, sube lastimada y me ve.
Se asusta más que yo, y se pone de pie.
-Por favor, no llames a la policía, no he hecho nada, por favor-me dice casi llorando.
-Tranquila no haré nada, ¿qué ha pasado?
Ella empieza a llorar, pero aunque está al otro lado del río noto su sufrimiento y su preocupación.
-Solo quiero dormir.
Y con esas, se acuesta en el suelo, con un arbusto como almohada y se queda durmiendo, en un sueño profundo.
-Tendrá morro la tía-digo por lo bajo.
Me quedo sentada, y Lion, se me pone en el regazo. Tras dos horas durmiendo, el sol se ha puesto ya, y la chica se despierta.
Sin decir palabra, cruza el río.
-¿Quién mierda eres?-me dice.
-Lo de "mierda" sobraba-le digo como respuesta.
Me reprende con la mirada.
Enciendo un fuego con un poco de leña y con cerillas que robé en el mercado. No es una hoguera viviente, pero por lo menos da calor y luz.
-Me llamo Tifany-me dice la chica-.
-Yo Xandra.
Ella me mira con una cara de sorpresa.
-¿Xandra?¿La desaparecida?
No se de qué habla hasta que termina. Supongo que dos semanas desaparecida, haya sido escusa para llamar a la policía.
-¿Me busca mucha gente?
-Bastante...pero...sino te han secuestrado...¿por qué huyes?
Esta niña no me transmite la mayor confianza para contarle la verdad. Es relativamente guapa a la luz del fuego. Cara fina y ojos grandes y verdes. Podría pasarse como modelo.
-¿Por qué te busca la policía?
Hago lo que a mí me molesta mucho que hagan: responder con una pregunta.
Ella me mira, pero aun así, se humedece los labios, y me cuenta la verdad:
-Hace dos días, fui con mis amigos de fiesta, y en una de las salas privadas, una chica, se puso a tontear con el novio de mi amiga Eva. Ella se cabreó y ella y más amigos y amigas empezaron a pegarle. Yo estaba asustada. La chica no paraba de pedir perdón-dice, noto como se le quiebra la voz, por lo que le doy la mano. Continúa-, hasta que la chica dejó de emitir ningún sonido. Estaba muerta. Todos estábamos muy asustados y no sabíamos que hacer. Todo era tan...tan...no sé expresarlo.
<<Empezaron a planear algo para excusarse y esconder a la chica, pero me parecía injusto. la madre de la pobre chica tenía el derecho de enterrarla ,y que descansara en paz. Yo quería decírselo a la policía y adiós problema. Pero no, me amenazaron. Yo no toqué a la chía y me dijeron que si decía algo a la policía, me  acusarían a mí de todo el delito. Pero no...no aguanté más. Me chivé a la policía, y ellos llevaron a cabo su plan. La policía me siguió, y me metí en este bosque, llevo dos días corriendo, sin parar...solo quiero vivir en paz>>
Sentí pena por la chica y la abracé, nos pusimos a hablar, y me transmitió confianza, le conté la verdad. Lo del tío Mike, mi don, lo del cadáver, y lo de que me quería matar.
Todo.
Ella ha sido sincera conmigo, y es lo mismo que se merece.
Hablamos y nos partimos de la risa, jugamos con Lion, y comemos un poco de manzana que robé esta mañana. Después nos acostamos las dos, mirándo el cielo estrellado, mirando el infinito.
-Qué dolor de barriga-dice-.
-Eso es el tanga, que te los has apretado demasiado.
-Oye, tú eres una fresca.
-Y tú una zorra.
-Me caes bien.
-Y tú a mi.
Las carcajadas era lo único que se oía en el bosque, jamás hubiésemos hecho un diálogo tan improvisado como este.
Tifany ha hecho muy buenas migas con Lion, que ahora le chupa la cara y la deja pringada de babas.
Ahora que los veo juntos...
Puede que se conviertan en mis compañeros de viaje.
La huida, comienza ahora...


Dos meses después...

¿De verdad existe la libertad?¿De verdad existen las segundas oportunidades? Porque yo estoy amarrada a cadenas del pasado, y cuanto más intento liberarme, más fuerte me amarran, como si no quisieran mis recuerdos dejarme libre, en una nueva vida.

Hemos avanzado mucho con nuestra huida, un día, nos encontramos con una cabaña, está abandonada y no parece que los dueños la quieran reclamar. Por lo que nos instalamos ahí, para protegernos del frío.
El inviernos se acercaba, y la nieve con él, como dos enamorados se presentan al mundo. Los puestos donde robábamos comida empezaron a escasear, pues los clientes preferirían comprar en supermercados con calefacción que en medio de la calle, por lo que empezamos a rebuscar en cubos de basura, o en las sobras de algunos bares.
Pero nuestra suerte cambió, un día, mientras rebuscábamos de madrugada, en un contenedor que hay en la puerta trasera de la panadería, la vieja panadera nos vio, y peor aún, nos reconoció. Tras suplicarle, la anciana, llamada Veronica, tuvo un afecto solidario frente a nosotras: nos dio trabajo.
Trabajábamos de madrugada, amasando el pan, para que estuviera listo por la mañana, era duro, pero no teníamos mejor cosa para conseguir algo, o para entretenernos.
Nos pagaba con comida para nosotras y para Lion, a demás de un par de cosas necesarias, como cepillos de dientes o jabón.
Son las dos de la noche, y Tifany y yo, salimos por la puerta trasera. Ella se detiene, desatando a Lion.
-Qué cansancio.
-Y que lo digas-le contesto.
Nos dirigimos las dos al callejón. Es la calle larga para ir al bosque, pero es la única zona donde no pasa gente y podemos transportarnos entre las sombras, pero justo cuando me meto dentro, veo que Tiffany se detiene en la entrada.
-¿Qué haces?-le pregunto-, ¿no piensas entrar?
Ella suspira, y me confiesa su deseo.
-Es que...-me dice-, escucha, ¿por qué no podemos hoy irnos por la Avenida 688? Sé que suele haber gente por esa zona, pero...por una vez, podremos ser un poco, por así decirlo, "normales".
Trago saliva.
Lion hace caso omiso a la conversación y se pone a orinar en la esquina del callejón.
-Tiffany no, no podemos-le digo-. Imagina que pasa alguien y nos reconoce.
-Por faaa Xandra, solo hoy.
-No, ni hoy ni nunca, hemos trabajado mucho para que nos la vallamos jugándola en una calle.
Ella mira el pavimento de asfalto.
-Sí, pero...joder Xandra, a veces pienso que sería mejor darme a la policía, que me meta en la cárcel, y después....ser libre...joder, yo quiero ser una ciudadana más...entiéndeme.
Asiento con la cabeza.
-No Tiffany, no puedes hacer eso, has sufrido mucho y has luchado demasiado, no vas a pagar por algo que no has hecho-ella me mira y me abraza, al fin, me convence-. Vale, podemos ir, a estas horas la Avenida no estará muy llena de gente, pero si hay alguien baja la cabeza y tapate la cara con el pelo, no nos retrasaremos , ¿vale?
Ella pone cara de sorpresa y alegría, y empieza a dar pequeños saltos y a dar pequeños aplausos. Hasta Lion parece contento con la idea.
Caminamos en silencio hasta la esquina, la que sale a la Avenida 688, está desierta.
-Recuerda, sé discreta.
Tiffany asiente.
Salimos a la calle, y paseamos por las ostentosas losas de la acera, no pasa ningún peatón ni nigún coche, pero la calle está muy viva, gracias a las luces de las farolas y de los ornamentados escaparates, que competían para ver cual brillaba más.
Pasamos por varias tiendas, mirando ropa que pensamos que nos pondremos dentro de un extenso tiempo.
Tiffany se detuvo frente al escaparate de Bershka.
-Mira qué vestido más chulo-dice emocionada-, ¡y está a mitad de precio!
-De verdad, Tiffany, algunas veces me dan ganas de entregarte a la policía.
-Ja ja, yo también te quiero amiga.
Lion también se está divirtiendo, olisqueando cada matorral con flores y cada árbol que adornaban la avenida. Tras un tiempo de visita, el tour llega a su fin.
-Modelo-le digo a Tiffany-, es hora de volver.
Ella no se opone, aunque sé que se muere de ganas por seguir viendo escaparates.
Cruzamos la carretera, y cuando nos dirigimos al callejón, me doy cuenta de que Lion, no está. Me giro rápidamente, y lo veo oliendo el tronco de un árbol.
-Lion-lo llamo, y él, inteligentemente, tuerce la cabeza-, ¡cruza ahora mismo!
Él obediente, cruza la carretera, y justo en ese momento, aparece un coche a lo lejos.
-¡Cruza rápido!
Lion cruza, pero el coche se acerca muy rápido, bueno, no va tan rápido como para llevárselo encima, pero sí para dañarlo y dejarlo bien herido. Está a punto de atropellarle, pero Tiffany, sale a la carretera y coje a mi labrador en brazos.
Suelto un pequeño grito, y Tiffany sale un poco empujada hacia atrás, no le ha pasado nada grave, es un alivio.
-Eh loco, mira la próxima vez por dónde vas-dice la bocazas de Tiffany.
Del coche blanco, que me suena mucho, sale un hombre, al que no veo, debido a que me encandilan los faros que lleva por luces.. Pero aun así, logro ver el rostro de la persona que ha atropellado a mi amiga.
Mike.
-¡Tiffany corre!-grito a todo pulmón.
Se levanta del suelo, y me obedece. Ambas corremos en dirección al bosque.
Mike tarda un poco en reaccionar, y le cogemos una gran ventaja. Me entra flato, pero sigo, sin detenerme. Corro callejeando por zonas a oscuras. lo hemos perdido, pero aun así, no variamos nuestra velocidad.
Llegamos al bosque y me pongo en cabeza, pues soy yo quien recuerda perfectamente el camino hacia la cabaña. Atravesamos árboles y esquivamos ramas, y dimos con la cabaña.
Nos metimos dentro y cerramos la puerta con un estruendo.
Tras diez minutos de jadeos, por fin, Tiffany pregunta:
-No será ese..el que estoy pensando que es.
Asiento con la cabeza.
Mike.
-Me voy a dormir-me dice, y se mete en la habitación, donde dormimos en un colchón en el suelo cada una-, vente Lion-y se lo mete en la cama.
Cierra la puerta y me voy a la cocina, o lo que era una antigua cocina para los antiguos residentes. Me siento en una silla y apollo los brazos en la mesa.
Mike.
Todavía sigue buscándome, no se ha dado por vencido. Sigue buscándome, y por una décima de segundo, me ha encontrado. ¿Cómo estaría la abuela?¿Y Cassandra?
Mike.
Otra vez él.
Justo cuando pensaba que podía estar tranquila, ahora lo tengo acechando por cualquier parte, que me puede encontrar cuando él quiere. A los diez minutos, me doy cuenta de que estoy llorando.
¿Por qué? ¿Por qué ahora?
Apollo la cabeza en los brazos, y me quedo dormida, ahogándome en mi mar de lágrimas.

Un presión ejercía fuerza sobre mis labios, y me despierto.
Noto una rozadura en el cuello, y me asusto.
-No te muevas-me dice la voz.
Reconocería esa voz en cualquier parte.
Mike.
Las pulsaciones, aumentan de manera descabellada, y lo único en lo que pienso es una palabra.
Miedo.
-¿Qué tal tu huida vieja amiga?
Asqueroso.
Quita la mano de mi boca, pero sigue con la rozadura del cuello. Un cuchillo.
No tengo fuerzas para hangar ni para gritar.
-¿Qué quieres de mí?
-¿Te piensa que te lo voy a decir?
Me asusto, pero sé que soy más lista que Mike, y puedo negociar con él.
-Vale, me doy por vencida...-miento.
-Buena chica-me interrumpe.
-...si a cambio me proporcionas una cosa.
Aunque lo tengo de espaldas, sé que esboza una pequeña sonrisa.
-A ver...¿qué es esta vez?
Inspiro, y me preparo para hablar.
-Respuestas.
-¿De qué tipo?
-Yo te pregunto, y tú me contestas.
-Trato hecho.
Me suelta, y me tira a la silla de la cocina. Él se queda en la puerta, la única vía de escape de la habitación.
Aún en la penumbra, puedo ver su cara de asco y sus ojos sin vida.
Respiro hondo, y el miedo hace que se me quiebre la voz.
-¿Quién era el cadáver que vi?-le pregunto, ¿Por qué me quieres matar?
Él soltó una carcajada.
-A ver, aver-dice entre risas-. Mejor te cuento la historia completa, y así nos evitamos preguntas, ¿vale?
Asiento con la cabeza.
-Vale, hace...¿cuántos años tienes?¿Dieciséis?-asiento de nuevo, ante la ignorancia de mi tío-, hace 16 años naciste. No eras una chica normal, tenías un don, un don de memorizar-dice, me sorprende que sepa tanto de mí-, a tus padres les ofrecieron gran cantidad de dinero, por estudiarte, pero lo rechazaron-pone cara de asco-, tus humildes caritativos papás-me fastidia mucho que hable así de mis padres-.
<<Yo era joven cuando sucedió. Iban de viaje, ellos solos. Tú estabas con la abuela. Un poco antes de  partir, saboteé los frenos. Ellos murieron en un accidente de coche, se puede decir que los maté yo-habla tan fríamente de un asesinato como si dijera la hora-, el coche explotó y ardió, por lo que nunca se encontraron los cuerpos. Todos los dimos por muertos. Tú pasaste a mi custodia, para entregarte dentro de unos meses, pues es cuando más evoluciona tu don. Me pagarían el doble de lo que le ofrecieron a tus padres, sería millonario. Pero un día, me lo encontré. a mi hermano, es decir, tu padre>>
Todo aquello me venía muy grande, sentía punzadas en el corazón, todo aquello, hacia mí...
¿Eso es lo que se siente al saber la verdad?
La verdad, a veces duele.
-Me enteré de que el impacto había hecho que hubiese perdido la memoria. Tu madre murió, pero él pudo huir entre las llamas, y caminando, llegó a un pueblo, donde consiguió trabajo y empezó otra nueva vida.
<<Yo iba de fiesta a una zona cercana y me lo encontré. Me reconoció al instante y se acordó de todo. quería recuperarte y lo maté, ese es el cadáver que viste hace unos meses. Con acabar contigo me refería a entregarte al laboratorio, y para mí el dinero. Para eso te adopté, sino...estarías podrida entre las ratas>>
Las lágrimas brotaron de mis ojos, con una mezcla de sentimientos de miedo, tristeza y frustración. Me levanté rápidamente y le espeté una patada en sus partes íntimas. Él se agazapó y le atesté un codazo en la sien derecha. Él calló al suelo, se le escapó el cuchillo, y corrí, logré salir de la casa, y correr.  Estaba a veinte metros de la casa cuando escuché sus palabras.
-Para o disparo.
Ante aquella frase, me tuve que detener. Me temía lo peor. Me giro, y en efecto, me apunta con una pistola.
Él sale de la casa, y...enseguida, sale tras él Lion, que intenta morder su pierna derecha. Lion no es agresivo ni fuerte, por lo que no le hace daño. Sin embargo, Mike, coge a Lion del pescuezo y lo levanta.
Puede que no sea el perro más fuerte, pero sí el más valiente, me ha defendido. Y la intención es lo que cuesta.
Mike no mira al perro, pero me apunta a mí, con el cañón de su pistola.
-Venga, a delante, dispárame-le digo tentándolo-.
Sé que no puede.
No debe.
Si me mata, adiós dinero.
Pero él, en vez de preocuparse sonríe.
-No podré matarte a tí, pero si a tu amiguito.
Acerca el cañón a mi labrador.
Lion me mira con sus ojos de perlas negras, y parece que me habla.
<<Sé fuerte>>
Eso es lo que me dice.
-¡NO!-grito histérica, pero el gatillo, suena.
Bum.
La bala sale, y penetra en el lomo de mi mejor amigo.
Mike lo tira, como si fuese basura, al lado mío.
Caigo de rodillas, y me arrastro hacia él.
Lo abrazo, y llora. Nuestras lágrimas se fusionan, como dos almas errantes sin rumbo. Lloro, sin consuelo, él y yo, solos en este universo. Se me va mi mejor amigo, se me va la alegría de todos los días. Se me va.
Se me van sonrisas, recuerdos y una parte de mi corazón.
Respira con dificultad y me mira, y con las pocas fuerzas que tiene, me lame la cara.
-Descansa, mi pequeño labrador.
Y el, se desploma.
Lo dejo en el suelo, de tal forma que parece que está durmiendo, y la herida de la bala no se ve.
Me giro a Mike, que me apunta con la pistola.
Me dirigo a él.
Me quedan diez pasos para alcanzarlo.
-ERES UN HIJO DE PUTA-grito-.
Cinco pasos.
-UN CABRÓN.
Tres pasos.
-UN ASESINO.
Estoy frente a él, y me acerco a su pistola, tanto que clavo mi cabeza en el cañón.
Está frío, pero aun así, resisto.
-Eres un asesino-digo casi en un susurro.
Mike parece asustado.
Asustado de verdad.
-Si tan valiente eres para matar a un animal, vamos, MÁTAME A MÍ-digo gritando-. DISPARA, COBARDE.
Él respira hondo y tiembla.
Lleva el dedo al gatillo y...
-Nadie hace daño, a mi amiga la Fresca-dice una voz femenina su espalda.
Tiffany.
Mike se desploma y cae al suelo, con un cuchillo clavado en la yugular.
La pistola cae al suelo y Tiffany la recoge. La sujeta con mucha habilidad, como los del C.S.I. Apunta Mike, y me mira.
-Esto debemos hacerlo juntas, Xandra-me dice con una medio sonrisa-.
Asiento.
Juntas, ponemos el dedo en el gatillo.
Mike se retuerce de dolor, y pide súplicas. No me da pena. Ninguna pena.
-Por Lion, nuestro labrador-dice Tiffany.
-Por Lion, nuestro labrador-repito.
Y juntas, apretamos el gatillo.
La huida...ya está a punto de terminar.


Epílogo.

Termino de dar la última palada, tirando tierra sobre el cuerpo inerte de Lion. Hemos decidido enterrarlo en un claro donde siempre da la luz, y está cerca del río. Buen sitio para que Lion descanse.
-Aquí descansará el mejor perro de todos-digo.
-Y el más noble-contesta Tiffany.
-Y el más salvaje-digo.
-Y el más astuto-Tiffany espera que conteste, pero me acerco a la tumba-.
-Y el más valiente.
Sonrío, y miro a Tiffany, que al igual que yo, sonríe.
-Me voy adelantando al campamento, me sé el camino,luego nos vemos ¿vale?
Asiento con la cabeza, y se va.
Estoy a solas con Lion.
Y tras acariciar su tumba, termino con mi discurso:
-Y mi mejor amigo.



3  semanas después...


Nuestras vidas han cambiado.  Al poco tiempo de morir Lion, la policía nos encontró a Tiffany y a mí.
Tiffany estaba asustada, y se hizo un juicio. Da la casualidad, de de que la pelea fue grabada con una cámara de seguridad, y detuvieron a los "amigos" de Tiffany. Ella está a salvo y sigue con su vida.
Algunos piensan que fue una pérdida de tiempo huir, pero yo creo que no.
Tiffany se ha dado cuenta de lo fuerte que es, y de la manera en la que se siente el sufrimiento.
Ha aprendido a pasar hambre, y al no dormir. Ha aprendido supervivencia y ha esconderse.
La huida la ha cambiado, para mejor.
En cuanto a mí... Mi custodia pasó a la abuela, que no tiene suficiente dinero, pero el padre de Tiffany, al ver lo que me quería su hija y lo que la había ayudado, me adoptó. Vivo en su casa, un chalet con piscina.
La abuela se ha mudado también conmigo y con la familia de Tiffany. He cambiado de instituto, donde todos me reciben com "La chica Libre".
He comenzado una nueva vida, libre de problemas y de ataduras.
Por fin, esa cadena que me amarraba a mi pasado, se ha soltado del todo.
Me llamo Xandra, y he dejado de ser una Incomprendida.
Mi vida entre palabras.